Cualquier persona que detente un cargo en una empresa,  institución, asociación o fundación puede cometer un error en su gestión y ser considerado responsable de los prejuicios económicos sobrevenidos involuntariamente. Sin un seguro de D&O, las reclamaciones no se realizan contra la institución, sino  contra la persona, que responde con su patrimonio.

En DISSER somos conscientes de los  delicado de este tema y nos esforzamos porque nuestro cliente tenga la tranquilidad de poder elegir libremente sus abogados, saber que logramos pólizas con retroactividad ilimitada y su extensión a herederos y cónyuges.

Para recibir más información complete el formulario

Compañías